ESTUDIOS DE PSICOSOMÁTICA

Comentarios de Fernando Estévez Griego Ph. D.


Partiendo de Lacan, de sus seminarios y conferencias, cabe preguntarse si existe el fenómeno psicosomático o existe más bien el sujeto psicosomático. Este trabajo se basa en la premisa de Lacan de no retroceder ante la psicosis y fue realizado por la escuela de Orientación Lacaniana. Los estudios de los fenómenos psicosomáticos, desde el discurso del psicoanálisis, dieron origen en Buenos Aires al Círculo Analíti-co de Psicosomática. Así, guiado por Jacques Alain Miller, el Círculo recopiló tantos trabajos teóricos como clínicos de consideraciones psicosomáticas.
Los primeros trabajos sobre hipertensión arterial han demostrado que los factores psicológicos de la hipertensión arterial son la noción de psicogénesis o de un rol psíquico primordial en la etiología de las hipertensiones esenciales. La importancia y la resonancia de los conflictos y los traumas afectivos o sociales actuales sobre la presión arterial y, por último, consecuencias psicológicas de la afección mismma.
Ciertos autores anglosajones como Alexander y Durbar, Weiss y English, relacionan el principio de esta enfermedad con el bloqueo de la agresión, generado por una inhibición que se extiende a la propia vida social. Alexander afirma que el conflicto es nada más que el resultado de los deseos de la dependencia pasiva y los impulsos agresivos compensatorios. Binger afirma lo mismo que Alexander creyendo que la naturaleza real de la hipertensión arterial es producto de los impulsos agresivos inhibidos, descubriendo que el hipertenso no puede resistir la ansiedad, poseyendo una inestabilidad vaso motriz,
Este estudio surge como consecuencia del aporte de Freud, quien influenciaría en la Psiquiatría hasta que G. Groddeck se transforma en el precursor de la medicina psicosomática. Groddeck, en su exposición en el Congreso Psicoanalítico de La Haya en Holanda, definió la enfermedad de la siguiente manera: La enfermedad no es algo ajeno al organismo y proveniente de condiciones externas. Es extraído y producido por el Ello con un objeto definido.
A partir de la influencia del Psicoanálisis en la Medicina, y de estos conceptos de Groddeck que generan la Psicosomatología, podemos decir que existirán tres escuelas que se generan en las investigaciones de estos diferentes grupos de trabajo. Una es la escuela alemana de inspiración netamente biológica y filosófica con Schwartz, Von Krehl, Von Weiz-sacker y Von Bergan. La otra es la escuela rusa de carácter reflexológico con Bykov y por último tenemos la escuela an-glosajona con Alexander, Dunbar, Weissy, English, Deussch, Cobb, Grinkery y Sppiegel, que tienen una inspiración psicoa-nalítica.
La teoría psicosomática tiene su base también en la teoría cerebral de la emoción y actualmente hablamos de len-guaje emocional y lenguaje verbal, los cuales dependen de mecanismos cerebrales. Desde una óptica psicosomática las pato-logías de ciertos desórdenes corporales son producto de la emoción que refleja un desajuste de los centros reguladores de la armonía neurovegetativa y de la homeostasis del medio interior.
Estos desórdenes pueden ser motivados por le miedo, la angustia y la cólera. Seyle demostró que los shocks emoti-vos son un stress que obligan al organismo a movilizar sus defensas porque se siente amenazado. Entre las defensas se observa el aceleramiento o cambio del pulso, modificación de la tensión arterial, cambios de temperatura, desequilibrio hidromineral y de la reserva alcalina, así como una influencia sobre la fórmula sanguínea y el equilibrio necesario glucoprotídico.
En estado de alarma todo animal y ser humano incluido sufre una hipertrofia de las glándulas suprarrenales. Los psicoanalistas culturis como Fromm, Kardiner o Sullivan han demostrado que las tendencias psicobiológicas no son un mero efecto de la naturaleza sino que son el producto de la cultura y dependen de la historia del individuo con el grupo y los demás individuos. El diálogo que existió entre el biologismo y el culturalismo es una fuente inagotable de enseñanza para descubrir la patología psicosomática.
La psicoterapia debe aspirar a aumentar el desarrollo psicoafectivo permitiendo una mayor integración de la vida emocional que llevará al equilibrio psicosomático. Para la Medicina psicosomática, así como para la Psicología Somática, el asunto es preocuparse del individuo en su totalidad, en el cual las formas mentales, como las mismas estructuras corpo-rales u orgánicas, son en realidad diferentes niveles de la organización individual de una misma energía vital.
Delay define la enfermedad como un desequilibrio psicosomático. Se puede afirmar que desde la medicina y la psicología se comparten ciertas concepciones, tales como que las emociones afectan de alguna forma al cuerpo y que la vida mental o psíquica tiene su epicentro en el cerebro. La diferencia entre los conceptos de medicina psicosomática y psi-coanalítica estriba en que Freud cree que entre soma y psique hay un factor o brecha que es el sexual, que desde lo psíqui-co va hacia lo somático.
Esta energía sexual dañaría lo somático por medio de la neurosis de angustia o neurosis activa, mientras que Delay llama a estos procesos psiconeurosis emocionales. Freud llama a esa energía, por falta de un cuerpo sexual que obre sobre el soma, la libido. Para llegar a un abordaje psicosomático, el problema central sería determinar la psicogénesis. Pero debemos tener presente que para muchos existe una dicotomía psique contra soma.
¿Qué es la psicogénesis? La psicogénesis son los procesos psicológicos que excitan el sistema nervioso y que pueden ser estudiados mediante métodos psicológicos porque son realmente percibidos como emociones o deseos.
Las funciones fisiológicas que son afectadas por las influencias psicológicas, se pueden dividir en tres categorías: Las de comportamiento voluntario, innovaciones expresivas, respuestas vegetativas a estados emocionales. Partiendo de Lacan podemos afirmar que siempre se aceptó que el inconsciente no puede existir sin incidencia sobre el soma desde los tiempos de Freud.
Este descubrimiento aparece ya en los desciframientos de los síntomas de los histéricos. El cuerpo es un problema para el psicótico, porque no es un cuerpo de lo simbólico sino que el lenguaje está; es el primer órgano del cuerpo. Esto significa que el cuerpo tiene un lenguaje. Hay, en ciertas psicosis, un problema de relación con diferentes órganos del cuerpo. Indiscutiblemente el fenómeno psicosomático es posible dentro de un individuo psicosomático “el ser humano”. La vida psicosomática es percibida y vivenciada, su eterna relación es inconscientemente aceptada y, en razón de tal, toda acción depende de esta relación que es digna de estudio para poder hacer más eficaz cualquier terapia.
No podemos trabajar sobre un solo plano existencial del ser humano, pero sí podemos enfocarlo de lo psicológico por ser lo verbal, en ciertas ocasiones, una vía más rápida para comprender a un paciente. El lenguaje verbal nos puede llevar a la historia del individuo, mientras que el lenguaje corporal nos acerca a su presente, el aquí y el ahora.

Del Libro de Psicología de
Autor: Fernando Estévez Griego Ph. D.
W.P. Universty / Centro Argentino de Psicosomatología

El Hormigatrón, Oleo 1996
Contrë Miro, Holografia Catalunya, España 1997