Fernando Estévez Griego Ph.D.

POESIAS

"Poemas, Poesias y Gaviotas"


POEMA IV

Tu tiempo, ya no es mi tiempo,

porque tus horas, ya no son mis horas.

Tu risa y la mía, ya no son una sola,

aunque tu tristeza, aún sigue siendo mía.

Tu mano, ya no se toca,

a cada instante, con mi mano,

porque el espacio que hay entre las dos,

es más grande que la distancia,

que nos separa.

Pero hay entre tú y yo,

un montón de cosas no dichas,

que el tiempo de a poco, hace borrar.

Pero hay más que eso, entre los dos,

hay, un vacío, un gran vacío,

que no podemos llenar.

Porque no estamos dispuestos,

porque estamos cansados, muy cansados,

y, tenemos miedo, mucho miedo,

de seguir siempre en lo mismo.

Porque tus sueños, ya no son mis sueños.

Porque tus verdades, nunca fueron mías.

Porque mis verdades, nunca fueron tuyas.

Porque no nos conocemos.

Porque tú, ya no eres ella.

Porque yo, ya no soy él.


POEMA IX

No quiero quedarme en tu melancolía,

quisiera hundirme en tu poesía,

de recuerdos dormidos,

de noches frágiles,

de sueños queridos,

de amores tenues,

como tus caricias

teñidas de dulzura,

apretando tu cuerpo

a mi ser,

queriendo vivir,

en la poesía oscura

de la noche,

un instante preciso,

en tu vientre de mujer.

POEMA X

Como quisiera que callara

la noche sin escucharte,

que tu recuerdo no me tocara otra vez.

Que tus palabras,

vagaran para perderse,

porque estando lejos,

aún estás más cerca de mí.

Como quisiera que el viento,

me alejara en un instante,

como al ave que vuela,

para no volver.

Como quisiera que en un momento,

todo pudiera pasar,

rozado por el olvido.

Como quisiera pensando callarme,

sin sentirte siempre en cada lugar,

para que la ausencia,

me separe más de tí.

Pero tus manos me acarician

a la distancia,

estrechándome contra tu cuerpo,

otra vez.

Mientras mis ojos,

te siguen sin saber porqué.

Como quisiera haberte olvidado,

para no pensar en tí.

Pero el tiempo parece

no haber transcurrido de verdad,

porque mis noches,

te siguen siempre,

junto a tus labios

que me besan desde el ayer.

Si algún día volviera a verte,

trataría de marcharme de ahí.

Porque mi boca querría besarte,

porque mis ojos no se olvidaron de tí,

porque la ausencia no ha logrado separarte,

porque el tiempo no pasa sin vos,

porque tus días me tocaron, para llenarme,

porque en silencio te quiero igual que ayer.

PORQUE ES TARDE

PORQUE TENGO QUE PERDERME,

PORQUE MI CAMINO, NO LO PUEDES

SEGUIR.

PORQUE TENGO QUE MARCHARME.

Y ojalá que el viento;

te lleve a alguna parte;

donde no te pueda ver,

y para siempre te olvides de MI.


POEMA XI

 

Ojalá que nunca se pierdan esos pequeños

instantes,

que me hicieron, me hacen, y me harán

amarte,

cada día que pienso en tí.

Fuiste, sos, y serás, uno de esos trozos

delicados,

pequeños, frágiles, dulces y alegres,

que viven dentro, muy dentro de mí,

y que a veces saco a la luz,

para que me llenen tan solo, de vos,

mis momentos.

 

POEMA I

Las mariposas de tus ojos

duermen en mis sienes

pero se hacen mil

El Sol resbala el paraíso

Rueda la tarde

Te sabe de noche

brilla en Estrellas

es Tu ser

contra la nada

que me llena de vos

POEMA II

Iba como loco

buscándote entre esos

callejones enredados de Zürich

Mientras la nieve

caía en copos

y me tocaba mis caras

te seguí por una callecita

empedrada, me acerqué a vos mirándote,

te toqué la espalda y no eras tú.

Te busqué en el silencio de ese reloj mudo

y con frío,

que tirita las agujas blancas, en sus espacios

nocturnos.

Recorrí mis venas circulándome el interior,

hacia mis lados

te ví mansa ahí en mí y me fuí.

Como volado, caminando sobre el agua,

haciendo el lago, sobre un neutrón

concéntrico

del copo izquierdo

de un pedazo de nieve

que nos toca.

Poema VI

Tenés,

la cara pintada,

de tus cosas,

yo soy mis gaviotas,

y vos sos tus ojos.

POEMA DE AMOR

Se mueve tu cuerpo al compás,

de un cálido abrazar y amar,

perdidos en la noche y en el tiempo,

haciéndote el amor me olvido.

Momentos de música suave,

Te beso por fuera y por dentro,

la piel contra la piel, y un beso,

movimiento tras movimiento,

me circula la sangre, y rezo,

la plegaria de un amor,

cuerpo a cuerpo.

Mis manos acarician tu vientre,

haciendo castillos de viento,

te arrimas besando y volviendo,

te abrazo para que no te vayas,

para que sigas dormida en mi cama,

y acaricio tu pelo tocando

fugazmente tu cara,

y en ella se ven tus ojos,

amando, amando y pidiendo,

las horas que se escapan sintiendo,

mis labios rozando tus senos.

Recorro tu vientre azorado,

quisiera unirme contigo,

por siempre entrelazados y perdidos en un

mundo,

de caricias sutiles, muy nuestras,

haciéndote el amor, una y otra vez,

hora tras hora,

instante en instantes,

buscándote entre sábanas inciertas,

queriendo pegarme a tu cuerpo,

quedándome aferrado a tí por siempre,

por siempre.

Amar, qué es sino un instante loco,

en el que cuentan los sentidos,

en el que se olvidan las demás cosas,

para darle paso a nuestro querer,

querer amaneciendo, juntos y en silencio,

sintiendo, simplemente SINTIENDO.

Se mueve tu cuerpo al compás del mío,

de un cálido abrazar y amar,

perdidos en la noche y en el tiempo,

haciéndote el amor me olvido.

 

POEMA VII

Me parece, que en esa calle

en aquel País,

te escondés.

en la primera mesa de un bar

dibujando una esquina, te miro y... estás y

no...

Sabés?

Que maté al tiempo

hiriendo un reloj

junto al 3, cerca de la aguja pequeña

que señala el vacío,

en su costado inferior

le di un beso.

...y a vos.



POEMA EN PROSA

No soy un buen poeta, soy un simple escribiente mezcla de escritor y ser viviente, q' analiza el mundo en su poema. No pido q' se cambie el Sol de lugar ni q' se descubra la Naturaleza, soy un amigo más de los animales, q' se oculta detrás de la muchedumbre de una ciudad q' no se escucha.

No me importa mucho morirme si no fuera porque te amo, ni quiero la gloria de los venerados por sus estúpidas coplas. Podría hablarte del amor, pero el se vive mejor en Silencio q' hablando, y pienso q' fui un amante de todas las cosas.

Ser escritor, perdón escribiente, es dialogar con un papel, y es repetirme las cosas q' ya sé, para mejor conocerlas, y al fin y al cabo soy un delincuente del idioma porque lo molesto a causa justa de mis vaivenes y a la falta de un castellano q' me gusta.

Borracho de la vida, Soy casi Libre y Feliz, sólo me falta q' alguien me lo diga, pero lejos de esperar a q' pasen muchas cosas me ido a caminar por muchas partes, e hice de la vida un arte q' tal vez yo sólo entienda.

Ya vez más q' poeta soy una Gaviota vestida de Hombre q' extraña su playa cuando se vuela lejos de la arena.

Alepoema

El Viento es un Silencio

Sin Sentido

Tirado a la sombra de tus senos.

No son tus ojos

los que me invaden.

Se hacen células

dibujan un cuerpo de Mujer

Te hago el amor

y sos la Vida.

Mi Tu Vida.


Poema sin Nombre

Era Dios q' estaba en todas partes

y en tu cuerpo de mujer se movía bailando

la luna de tu sonrisa.

Busco mi vida entre los instantes que dibujan

los cuerpos de los seres humanos que transitan

mi mente en la sensación de tus días

de tus ojos, y al tiempo que te quería

cuando el sentimiento nubla razón...

y te hace un pedazo del sendero d' amor.

Hoy vi a Dios en todas partes y nunca creí en él.

Pero me tomo de la mano y me viajo a todas las cosas.

Me dijo que como hombre era una palabra entre

millones de sonidos.

Que no había nada mas que mi propia Mente.

Hoy estaba manso (ahí, él) en la sonrisa de los pobres

en el aburrimiento de los ricos y en la cumbre de su

poder,

junto a las putas, que hacían de terapeutas sociales.

El era el anciano que toda gran ciudad ignora

y el niño indefenso que nace. Esta ahí, él.

En el dolor de todo agonizante.

Y en la comida imaginada del hambriento.

En el dinero del banquero, en la espada del soldado.

Entre los dados y cubos, en Dali, en Miró y Picasso.

Hoy era un montón de colores que me invadían

sin pedir permiso a mis ojos.

No estaba Benedetti, Onetti, ni Galeano

Sólo Rosa Luna bailando.

Y las estrellas me repetían te quiero tanto, y sin

embargo.

La vida entera era él, y él era todos.

Como si fuera su propio teatro,

era a una vez, el director, la obra, los actores, y el

público,

pero más allá estaban las estrellas,

los planetas lejanos y

un montón de basura industrial junto al grito

enmudecido de Ecología d'un adolescente idealista.

¿Te acordás del '68?

Me decía Giussepe Garibaldi con la boina del Che.

Hoy bailé junto a Jesús y Buddha, entre las higueras

y los olivos.

Hoy jugué con Francisco a ser un animal de encierro.

Hoy me volví más payaso q'ayer

y elevé un plegaria por Chaplin.

Pero siempre busqué tus ojos porque la soledad

nos atrapa sin todos ellos

sin nosotros mismos.

Y hacerte de amor es mi misa y sentido,

y decirte:

"te quiero" es mi poema como

un mantra que nace dulce en el pecho.

Pero ya ves,

ha pasado tanto tiempo

y aún t'amo.

SUEÑOS DE NIÑOS

De peluche, un osito de peluche,

un pedazo de madera,

y un barquito de papel.

Un raro dibujo,

del cual,

un espantapájaros imaginé,

Y un juego escondido,

que jamás entendí.

Fichitas redondeadas,

blancas y negras en un rincón,

un muñeco de trapo,

y un inmenso ratón.

En todas partes pequeñas cosas,

y una caja olvidada,

frente a un libro,

de cuentos digo yo.

Y el barquito navegaba,

en un enorme mar de cartón.

Un montón de cubitos,

aglomerados sobre una alfombra.

Dos monedas a los lados,

a los lados dos.

Dos mundos que transcurren,

uno, de papel y cartón,

y el otro que no importa,

porque carece de... sueños.

Sutilezas, pequeñas sutilezas,

de niños que juegan, y corren riéndose,

entre nubes de algodón.

Y los sueños,

que de niños, alimenta nuestra imaginación.

Se van desvaneciendo,

día a día

al nacer el sol.

Los sueños que a veces,

parecemos poder tocar,

y mueren de prisa,

al enfrentar la realidad.

Son los mismos,

que jugando,

tantas veces realicé,

y al pasar el tiempo,

con mis sueños me quedé,

y enfrenté, un mundo nuevo.

A un mundo que se ríe,

de los sueños del ayer.

Caminé por muchas partes,

y a mil sueños encontré,

y esas fábulas se quiebran,

siempre al amanecer,

porque el mundo se está riendo,

de los sueños del ayer.

Y los mundos de sueños desaparecen,

qué triste es.

De peluche, un osito de peluche,

un pedazo de madera,

y un barquito de papel.

Un raro dibujo,

del cual,

un espantapájaros imaginé,

y un juego escondido,

que jamás entendí.

Fichitas redondeadas,

blancas y negras en un rincón,

un muñeco de trapo,

y un inmenso ratón.

Los sueños, sueños son,

dejarlos que vivan,

en un mundo de papel y cartón.

¿Para qué quebrarlos?

Día a día con el sol.

La Esfinge

Están Paralizados, Dormidos y Asustados,

pensando en esa Esfinge

que crece en el cemento.

Así casi Perplejos

su rito Teocrático, Litúrgico y Prosaico

se mueve entre los viejos

libros del Pasado.

Añejos arrugados, obsoletos, olvidados,

oblicuos ya sus ojos en una palabra Esdrújula

se quedan taciturnos meditabundos, Cabizbajos.

Mirando esa brújula

que tienen en su mente

que los guía siempre al frente,

que es otro costado.

Se mueven en aristas que forman a sus pasos,

y en ángulos rectos doblan sus esquinas,

pero guardan en sus casas, recuerdos y Ambiciones

como preciadas Golosinas,

Confunden lo de Antaño, con un Otoño cómodo,

y creen en un Gnomo pequeño e inapreciable

desapercibido e inexplicable

que viene a su ventura

con una armadura de Promesas y de Oro.

Estudian casi a coro

las lecciones de su Historia

y crean a sus héroes llenándolos de gloria

con fábulas místicas, artísticas, arrogantes

intensas, excitantes, largas y complejas

paradisíacas y melancólicas un poco absurdas pero hechas...

Versados Profesores moralistas

Estudian procedencias, conductas fijativas naturales y genuinas

como seres racionales, inteligentes y dualistas

proceden con sus reglas sociales

.......y fijan tras estudios por sendas estadísticas,

siempre lo que es Normal.

Se vuelven normativos, activos y avivados

osados, sabiondos.

Dos sabían que atrás del biombo estaba la Esfinge.

Con sus máquinas metálicas, elegantes y científicas

Comprobadas, aprobadas, analizadas y computadas,

Exactas y perfectas.

Y asisten en su coche a velocidades frenéticas

con sus lentes telescópicos y analíticos

a mirar enriqueciendo su vista

Una Luna Llena

de una Noche tecnificada,

Tecnológicamente iluminada

y apretan un Botón.



POEMA NUMERO Cero

Soy nadie, pero alguien,

alguien que sabe

que no es nadie.

Soy mito espejado,

de algo que no comparto,

conforme a mi especie

soy rito sagrado.

Soy invisible pero sensible a la materia.

Soy pensamiento, que quedo,

pero desaparezco.

Estoy desapareado

porque par no tengo.

El par no encuentro,

por ser inexistible.

Soy danza oscura

que danza leve,

pero imperceptible.

Soy canto, soy pena

algarabía y morbo.

Soy estudio vago de lo perfecto,

que cae sin eco,

en donde me encuentro.

Soy onda, soy ensamble,

de vida o muerte.

Soy nadie pero alguien,

alguien que sabe

que no es nadie.

 

EL VIEJO

Está sentado,

sobre el mismo tronco de ayer,

su mirada fija,

en el mismo árbol,

pensando en cosas,

que no han de volver.

Está sentado,

recordando un otoño.

Recuerda una calle,

una niña de trenzas,

un aro, una rueda,

un carro, y un tren.

El humo saliendo

de todas las casas.

Las hojas pendulantes,

que comienzan a caer.

El viento que se expande,

por todos lados,

bandadas de pájaros,

que vuelan por el cielo,

como el tiempo para él.

Recuerda un paisaje

que nadie imagina.

Recuerda un saco

que nadie ha de vestir.

Recuerda un perro,

que siempre ladraba,

el frío inquieto,

que a todos ataca.

La nieve cayendo,

y el perfume de un jazmín.

Recuerda a sus amigos,

un canto, una pipa,

un llanto, una risa,

su hija y su mujer.

 

ECOLOGIA

Hembra, Hombre

días tras días,

en un sol se van

a su alrededor,

dando vueltas esbeltas,

pensando en un error, horror,

su mundo,

y así se llenan

de ellos nada más.

Yerro espacial, especial,

sofisticado.

Su intelecto, un dialecto,

acumulado.

Pero, alto, ¿quién vive?

Silencio de lienzo,

de ser y soñar,

Hembra, Hombre,

Hambre sienten.

dientes hirientes,

que buscan su pan.

Y a su alrededor

un nudo mundo mudo,

puro duro rudo.

Oscuro.

¿Dónde están?

Se han ido.

Cambiando todo,

por la exquisita fragancia,

del gasoil, fueloil,

hoy me voy,

a respirar un poco de Smog.

Hembra, Hombre,

siguen solos en su casa,

hecha sobre las ruinas,

formadas brasas,

de lo que era,

una mera Era,

no complicada.

Y a cada vida una taza,

de amarga carga larga,

que se pierde, junto al verde, que se arrasa.

Una época especial, espacial,

Ridicularizada.

En dos polos que se inventan,

por demandas.

Alto. ¿Quién Vive? YO.

Ya es mucho.

 

 

POEMA DEL DUENDE

 

Danzas de hadas milenarias,

querubines en batalla,

mendigos de amor, que caminan,

por las calles, por las plazas.

 

Edificios que albergan

enlatadas esperanzas.

 

Y tú Duende que te callas,

¿por qué no hablar?

jugar con palabras,

hacer sentir tu viva voz,

dentro de cada uno

de aquel que en silencio aguarda.

 

¿Por qué no hieres tú?

sus sordos cuerpos que avanzan,

por las noches cimbreando,

en eses a sus casas.

 

Por qué no acurrucan

las madres a sus críos,

en sus faldas,

y no dejan de jugar,

los que tienen,

con los que piden y callan.

 

¿Sabes qué los guía?

Racionalismos divergentes,

ingeniosas voces sofisticadas,

intelectos enredados sutilmente,

por débiles pensamientos del alba.

 

Genuina lección de la psiquis,

que estudia frases acaudaladas,

por personajes intérpretes,

de la lógica loca encadenada. NADA

 

Danzas de estrellas titilantes,

espacio sideral que aguarda,

las horas que son pocas,

las verdades que nos engañan,

 

Por qué no cantas tú, Duende,

a viva voz tu alma.

Para no ser fango derretido,

semejante a un quizás,

que no ha llegado,

que no sé,

si puede venir.

 

Por qué no los empujas, Duende,

más allá de las palabras,

donde se siente y eso basta,

porque se sabe, porque se vive,

porque es lo único,

porque es lo nuestro,

porque somos, sólo somos y alcanza.

 

 

LA VIDA ES UN PING PONG

 

¿Sabes jugar?

Tendrás que aprender

si no quieres perder,

tendrás que ganar,

y para ganar,

la regla es jugar.

Pero jugar como se puede,

no importa cómo,

tendrás que vencer,

si llegas a perder,

las paletas te harán

ping, pong, ping, pong.

Aprende a jugar,

tienes que golpear,

si no lo haces puedes perder.

Todo es un juego,

un juego nada más.

No importa cómo,

lo importante es ganar.

Ping, pong,

ganar, ar, ar, ar, ping.

Si no golpeas

mira como ha de saltar,

tienes que vencer,

para poder jugar,

si has de triunfar,

alguien tiene que perder.

Tú tienes que pegar,

más pong, más ping.

Si la red se te pone adelante,

arráncala igual,

tanto da, lo importante es,

jugar, pegar, ganar,

ganar, pegar, jugar,

ping, pegar, pong.

Y si no juegas, quedarás afuera

del ping, pong,

y serás como tantos,

que sólo miran, o no miran

que sólo oyen,

o no oyen,

que sólo hablan,

o no hablan.

Pero si no juegas,

tendrás que perder.

Aprende a vencer,

es simplemente,

pegar ping, ganar pong,

no importa a quien.

Así está hecho,

y no lo quieren arreglar.

Es un juego,

para los que saben pegar,

pegar ping, ganar pong.

 

Estan llorando

 

Está llorando.

¿Qué tendrá la abuela?

Tal vez recuerda una pena,

o recuerda al abuelo,

o piensa que ya es vieja muy vieja,

que es inútil para vivir,

entre un mundo que rápido,

muy rápido se ajetrea.

Tal vez piensa que está sola,

o se siente poca cosa,

muy pero muy pequeña.

Piensa en todo lo que la rodea,

y dentro de su cabeza,

se da cuenta,

que no es la misma.

El tiempo pasó,

los años transcurrieron.

Me pone triste pensar,

qué triste se encuentra.

Saber que todos los días

se vive poniendo pruebas.

¡Qué triste es llegar a viejo,

y que nadie te comprenda.

Piensa, sentada piensa,

medita un rato,

las lágrimas se secan.

Está todo tan cambiado,

¿Quién podía pensar,

lo que nos espera?

Está en un mundo,

que como comprende. ¿Qué piensa?

Y pensando queda,

sentada en el sofá,

solitaria, tan solitaria,

la abuela.

 

POEMA ERROSE

 

Abrí los ojos

ví al mundo

casi quebrado en dos,

semi deshecho, girando y girando

lloviendo llorando lleno y vacío.

Buscando el espacio infinito,

sin saber adónde iba.

Ví la humanidad, homogéneamente se

lastima.

Ví la sociedad, suciedad suicida.

Agonizando, Agobiando, Agotando.

Peleando se ven víctimas,

valientes victorias violentas

Sangre violeta.

Vigilantes Viejos Viajantes Vagantes

Vivían.

Vomitaban abolían abúlicos

sonetos sonatinas,

de quebrados que quejían,

callados callejones caídos caían

soldados dados iban

herrumbrados y vencidos

vencedores bienvenidos,

nidos que se mueren

pájaros que no vuelan

flores que se rompen

rotas rosas rectas

pobres padres piedras

tristes tardes tiernas,

arde; corre arre guerra.

Sola está la Tierra

pensando alguien queda

y en un libro escribe:

E R R O S E.

 

MUNDO

 

¡Mundo!

Gran y pequeño.

Do vas?

Do vienes?

Quién te hizo?

Fue el hechizo,

de un brujo,

de los bantúes, hindúes o cheyenes?

Provienes del paraíso,

o del laberinto del todo,

ese todo que es infinito,

llamado universo?

Ese universo, que tiene,

polvo, planetas, tierra, hombres y pestes.

Mundo, mundo.

Qué contienes?

Sos acaso un sarcófago,

de emociones, simples ilusiones,

que van y vienen?

Sos simple o complejo,

relativamente joven o viejo?

Sabes, eres una incógnita viva para

diminutos seres.

Pero igual te acosan,

con cosas que parecen juguetes,

pequeñas bombas, fusiles y cohetes.

Mundo.

Contesta,¿quién más daño te ha causado?

No digas,

los diminutos seres

que creen ser grandes e invencibles,

y no comprenden.

Mundo mudo, mundo.

Estás enfermo de guerras, odios y muertes,

bañado en sangre de inocentes....

Estás marcado como incoherente,

porque sólo tienes diminutos seres

llamados gente.

Mundo.

Más pequeño, qué gran mundo.

A do vas?

A do vienes?

 

HOLOPOEMA 3

 

Toda verdad se desvanece

ante quien la estudia

mas esto es doblemente engañoso.

La verdad relativa, duerme en su

temporalidad

cambia según los hombres

a ellos debe su origen,

y hay tantas como hombres existen.

 

La Verdad absoluta

nunca parece, ni nace

es una total

y carece de cualidades

indivisible se infinita

se escapa a la idea

es conocida por el hombre sabio

cuando éste descubre

el secreto de la vida.

 


MALVIN

Malvín,

Loco barrio que no estás,

te adivino en esta esquina

casi olvidándote,

entre tus cosas y tus árboles.

Un montón de Amigos se te fueron

y no sé donde, a otras casas

Decímelo vos, por tu Sur

que toca el agua.

El paso se me pierde entre la nieve

y recuerdo tus arenas, Mojándome,

para hundirme, humedeciendo las células

alborotadas que te quieren.

Un mate,

la noche que es bohemia

y el sonar de una guitarra

amándose.

Los años ya se pasan todos juntos, Loco

barrio.

Y volver a verte es pensar en tí.

Qué será cuando me siga yendo

de tus calles hasta perderme,

y no pueda encontrarte, encontrándome,

en tus esquinas,

que no son esta, y que se olvidan

porque se marchan

cuando no estás y se pierden

Loco barrio.

Zurich

Arlequin

Vivís en la locura

eterna de tu Planeta

tras la risa fingida

de tu máscara.

Dibujando tu silueta Mentirosa

Ante esta Sociedad

que somos Nosotros...

Esos pobres Olvidados

que caminan.

 

POEMA LOCO

Qué crepúsculo ovárico puede ser un

sentimiento

perpetuo en el abismo de un gentil

diseminado entre el plasma de pared.

 

Lleno de máquinas ventosas en la sombra

sendas rojas llenas de mimbre verde

enganchadas a un misil freudiano

sereno, marinero y tropical.

 

En juncos de ladrillo gris y paspado,

cremas sedientas de ocio y un hueso de

metal,

en camas sin persianas de almidón.

 

Mariposas aterciopeladas con llamas de

aserrín,

canillas de pan enterradas en un violín,

me muestran influjos de noche y miel,

copas torcidas en sauces mojados,

sin herraduras de broquel.

 

Pesadas almohadas sin callejones

de pulgas milenarias y pantanosas

me dejan cansado y sin rocas

ahí

en el copo de barniz

me quedo mercenario y dejando el

tiempo peinado de Zen.

 

PABLO

Pablo, se levanta va a trabajar,

come, y sigue trabajando,

toma el bus y sigue,

en su casa lee el diario,

llega de noche,

come y no va a dormir,

trabaja mucho se olvidó de hacer el amor,

lo necesita ya hecho.

Pablo es aburrido,

pero queda bien de corbata

 

El Alma de Naque

El alma de Naque,

habita en las profundidades de su

calendario,

perseguido celosamente,

por la joroba hipotética,

de un camello Beduino,

tiene en sus días horas interminables,

computadas en tres megagésimas de

Onodión.

Y un antigüo escapulario

prendido a su silla de mimbre, en las aristas

tenues

de su imagen septentrional.

Naque tiene su alma

entre esqueletos de números

buscados insaciablemente,

por hombres de mi planeta.

 

MALVIN

 

Respiran

En las penumbras

olvidadas de mis calles,

atravesadas en las células de sus hojas

por la luz insistente del mercurio

como la música constante de un piano

que no quiere dormir,

unas plantas pequeñas

que carecen de flores.

Duermen en las veredas

tendidas como un borracho

que cayó cansado en el suelo

con un bolsillo repleto de neurosis

y un boleto de vuelta

para vestirse de gris en la oficina.

Llevaba una banderita de basta

colgada en el cuello

y un pedido de socorro en los ojos

ocultos tras los lentes

empañados por la lluvia.

Entre el silencio tenue

del compás húmedo

que habitan tus calles

con gusto a invierno

en cada neutrón que asoma

tras los árboles

con un montón de ojos que miran

para confluir en los átomos alocados

al paso de los trolleys

que se pierden hacia la rambla.

Es mía

mis gaviotas

en cada pluma libre que despide vida.

Me encontré en una de las esquinas

en que solía esperarme

ese loco que creía en la bohemia

con bufanda larga enredada en la cintura

y un sombrero alado, cómico.

Aglomeración de cosas

que enfocan ese Angulo

que se transita

en el que cambian de rumbo las baldosas

y se pierden de sentido sus cuadrados

simétricos en diagonales pasos.

Estaba

de la mano de ella pisándote Malvín

y me quedé colgado

de la punta izquierda de una estrella

que te mira con cara de reloj y esperando.

 

Igorika

 

Voy por el mundo pero yo,

me he volado

así, por todas partes, a mis momentos

me fui a los tuyos,

y tú a mí.

He buscado algo

aquí en tu tierra

tu mundo

tu espacio

aquello,

pero yo ya no soy,

me he ido sin apuros,

y a mi cuestas llevo,

mis ganas de libertad,

con tu expreña figura

y esa mi loca vida,

dormida y envuelta en un pedazo real de

fantasía

zigzaguenado Planetas

hasta llegar a Tripddón

y explorarlo.

El universo no reside en ninguna parte

no está en ese afuera misterioso,

ni en nuestro adentro acorrolado

se ubica volado e imperceptible

al costado oscuro de mi poesía,

con sus estrellas

y el polvo cósmico

de un libro olvidado.

Nerupoema

Podría decirte las cosas

más tristes esta noche

pero (sencillamente)

no tengo ganas.

 

Ni yo

Me dices que yo

he nacido,

pero yo he vivido por siempre,

dime crees,

que todo este tiempo

estuve en dónde.

Ese reloj te está mintiendo,

la concepción de tiempo

es una irrealidad

que nos presentan nuestras vivencias

como regla de la medición de vida.

La vida no se detiene a compases,

exacto, ella flluye

a libre antojo.

 

Escucha, Zen es un sonido

y, sin embargo, se escribe en tres letras

pero, más aún es un solo diagrama de la

lapicera.

 

 

 

 

Sospecho que contarte mi interior

es no poderlo

y creo que todo esfuerzo de escribir

es un monólogo,

o sea que este papel es un espejo

pero sin vidrio, más profundo aún.

Ninguno de nosotros tenemos espaldas,

estamos situados atrás de nuestros ojos

y, desde allí nos proyectamos

al Universo que nunca vivimos,

pero que insinuamos intuyéndolo en uniones

de pensamientos

que elaboran imágenes.

Pero todo es obra de nuestra Mente, ella

juega

a crear dioses, a hacer universos, a buscar

almas, a tantas cosas.

Qué esfuerzo inútil

el del que no descubrió esto por sí, mismo,

jamás verá que esta hoja es un espejo

verdadero.

 

El principe

No quieran enseñarme,

un pecado que no tengo,

no crean, que existe,

tan solo, su mundo.

Yo creo en las flores,

y vivo,

de un sueño.

 

Poema XXV

Caminaban lento los días

se iban sin formas,

y no los buscaba.

Los ojos de ella eran los tuyos,

y los tuyos se perdían en la memoria,

que estaba olvidada.

Te das cuenta?!

La vida me jugó

al miedo de vivirla

quería algo seguro

y no podía.

Amé por soledad

y le temí y al dolor,

del amor

y al de la soledad.

No había en mis pasos

una esquina, era un caminar descontinuo

y seguro.

Eran tus ojos,los míos y los tuyos

y sin embargo ya ves.

No están aquí ahora.

Se me pasó la vida

y fui feliz.

Fui muy feliz porque temí siempre

estar triste.

 

Poema B

 

Habitan en mi cabeza

de poeta gnomo

los duende q' trasncurren

las habitaciones de cada momento.

Dentro de mi mente

se esconden los pasadisos

de cada pensamiento

en el cual las ideas se mueven.

Cuando las ideas juegan a hacer el amor

crean planes y proyectos

q' se disparan como fantasías permitidas y huidizas.

Cuando los Pensamientos se cristalizan

te choca la Realidad frente a la cara.

Y habitan en tu cuerpo las emociones

más sutiles que alcanzan, para vivir.

No se , el viento hoy,

no lo he visto pasar ha pasado, sin importale si sentía o no.

Se mueven al compás de tu cuerpo

unas ganas locas de quererte

pero el sentimiento me viene

así sin permiso.

Y me complica amar,

pero amar es el único camino.

No se vivir sin el amor.

 

El Hormigatrón, Oleo 1996
Contrë Miro, Holografia Catalunya, España 1997